Amplio operativo antidrogas de fuerzas federales en distintos puntos de Rosario

De acuerdo a un informe del diario La Capital de Rosario, en la mañana de este jueves, una serie de allanamientos antidrogas se realizan en distintos puntos de Rosario. El punto más impactante hasta el momento fue el procedimiento que efectivos federales realizan en el edificio de oficinas «Palace» ubicado en Corrientes al 791, casi esquina con la peatonal Córdoba. Según trascendió, el procedimiento se realiza en el primero piso.

De acuerdo a las primeras informaciones, en el lugar trabaja personal de Gendarmería Nacional y el Grupo de Apoyo Departamental (GAD) de San Vicente bajo las órdenes del juez federal de Campana Adrián González Charvay.

Los uniformados -distribuidos en gran número en el interior y en la puerta del edificio- irrumpieron en el lugar, frente a la Bolsa de Comercio de Rosario y al lado del tradicional bar Augustus, minutos después de las 7.

Los transeúntes y automovilistas que circulaban por la zona no dejaron de manifestar su sorpresa por el despliegue de las fuerzas policiales a esa hora de la mañana, cuando la ciudad comienza a tomar ritmo.

Los lugares allanados


Pero el procedimiento en Corrientes y Córdoba no era el único en la ciudad. Medidas judiciales de idéntica características se realizan en inmuebles de Rioja al 500 (muy cerca del Monumento a la Bandera), Luis Cándido Carballo 500 (Puerto Norte), Apipé al 7800 (en Fisherton), Rubén Darío al 1200 (Arroyito Oeste) y Arturo Illia al 200 (Funes)..

Concretamente en el edificio «Palace», lindero con el histórico bar Augutus, el procedimiento se realizó en oficinas del primer piso donde funcionarían una escribanía, un solarium y una clínica. En las primeras horas del procedimiento no estaba claro en qué lugar se realizaba la medida judicial.

Con el inicio del allanamiento, los efectivos impidieron el ingreso de cualquier persona al lugar. «Yo venía a trabajar como todos los días y no me dejaron entrar porque había un allanamiento. Hasta que no llegue me jefa no puedo hacer nada. Si bien hace un tiempo que estuve dando clases on line, nunca vi movimientos extraños en este lugar», contó al móvil de LT8 una joven mujer en la vereda de Corrientes al 700.

Otra empleada también se mostró sorprendida por la presencia policial que impedía el ingreso al edificio. «Nunca vi nada extraño. Yo entro al trabajo y salgo a la hora que salgo. Creo que es la primera vez que sucede algo así acá».

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.